AMRISTAR

La experiencia de Amritsar ha sido una de las más auténticas de las vividas en la India. Sólo su nombre ya invita a conocerla “estanque del néctar de la inmortalidad”. Se encuentra muy cerca de la frontera con Pakistan, y es el hogar del Templo Dorado, epicentro cultural y espiritual de la religión sij. Es uno de los lugares más visitados de la India, recibe más visitantes que el famoso Taj Mahal.

Durante los días que estuve en esta ciudsd me hospedé en un albergue, primera experiencia en la India, y resultó realmente interesante. Era un albergue ecológico, agradable, limpio, y cuyo dueño ponía especial interés en que sus huéspedes disfrutaran de su estancia en la ciudad. Además de tener informacion variada sobre la ciudad u otros destinos próximos y populares, también se organizaban diferentes salidas, algunas de ellas bastante interesantes:

Visita al Templo Dorado: un Sij nos acompañó y nos explicó algunos aspectos muy interesantes sobre su religión. Todos los Sijs practicantes deben llevar consigo 5 objetos/señales de fe: pelo largo, nunca se lo cortan, y lo esconden en el turbante; un pequeño peine de madera para recogerse el pelo; un brazalete metálico; ropa interior de algodón; una pequeña daga que simboliza poder y libertad de espíritu, autorespeto, la lucga constante del bien contra la injusticia. No se usa nunca para atacar, pero puede utilizarse para autodefenderse.

La visita al templo dorado fue algo que recordaré siempre, el lugar es enorme y es visitado por los Sijs, como mínimo  en una ocasión en la vida, especialmente en ocasiones como el nacimiento de un hijo, el cumpleaños o el matrimonio. El mantenimiento del lugar proviene de donaciones de los propios Sijs y del trabajo que realizan como voluntarios. El templo está abierto a personas de cualquier religión, raza, nacionalidad, sexo… bajo la observancia de algunas normas como son vestir de manera modesta, no usar zapatos y cubrirse la cabeza. Los Sijs tienen un compromiso personal de ayuda social y el templo proporciona comida y cobijo a cualquier persona. Así pudimos disfrutar de una comida sencilla pero realmente rica que tomamos sentados en el suelo en uno de sus enormes comedores. Previo a la comida pasamos por la cocina y allí pudimos colaborar con los voluntarios durante un rato… nuestra labor consistió en hacer torres de chapatis, una especie de torta fina hecha con harina integral, agua y sal. Nosotros colocábamos un chapati sobre otro y untábamos una de las caras con ghee, una especie de mantequilla líquida muy apreciada por sus beneficios saludables en la India (la medicina ayurvédica lo llama oro liquido). Ver cómo una máquina fabricaba cientos de chapatis en pocos minutos y la organización del lugar fue algo sorprendente. Nuestro guía nos dijo que en media hora llegan a servir 3000 comidas, pero la organización es tan eficiente que apenas aguardas 10 o 15 minutos de cola para entrar. Y algo que realmente nos sorprendió fue el hecho de que muchos Sijs nos pidieran hacerse fotos con josotros. Para ellos somos nosotros los exóticos 😉

Otra de las actividades que hicimos fue ua ruta gastronómica que también resultó interesante. Comimos hasta saciarnos diferentes especialidades indias:  Jalebis, Paani Puri, paneer, desayuno panjabi… todo bastante rico, aunque mucho frito ;). Confesión: creo que a estas alturas empiezo a echar de menos la comida española, pero bueno, todo llegará.

Otra de la excursiones que hicimos fue visita una granja, el dueño del albergue nos llevó a una hora de Amristar y vimos de primera mano la vida rural del  lugar. Ordeñamos una vaca, bebimos directamente de la tetilla, paseamos en carretilla tirada por un animal parecido a un toro, nos pusieron un turbante en la cabeza (por cierto la tela de los turbantes es larguísima), bailamos danzas tradicionales de los Sijs… bueno, algunas de las cosas eran un poco turistadas, pero en general estuvo bastante bien.

Finalmente contaros que fui al que a mi me pareció un extraño evento: cada día en la frontera entre India y Pakistan se cerebrs una ceremonia en la que soldados de ambos paises miden sus fuerzas. En mi opinión el evento tiene tintes surrealistas: previa ala aparición de los soldados la gente rita vítores a favor de la patria, algunas mujeres y niñas bailan ( los hombres no pueden), el evento está dirigido y animado por una especie de presentador que parece recién salido de la televisión, que anima encarecidamente a la audiencia… A mi me pareció aburridísimo y sentí cierta pena al ver que entre el público había niños, una demostració. De patriotismo y de signos militares que para mi no tienen ningún sentido, aunque entiendo el interés que puede susita en otras personas. Mi miga Lenka, que es antropóloga alucinó.  Si estáis interesados y queréis saber más podeeis mirar este enlace:

http://mochilanomada.com/la-ceremonia-de-la-frontera-india-pakistan-amritsar/

Un viajero lo explica muy bien y sin la subjetividad que acompña a mi relato

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s